Si quiere ver a dos UHNWI pegándose en directo deberá pagar como mínimo 1.500 dólares. Y eso si tiene la suerte de encontrar una de las 500 entradas que se han puesto a la venta. Me refiero al que algunos han denominado ‘el combate del siglo’. Sí. Hablo de boxeo.

El combate entre Mayweather y Pacquiao universalizará el boxeo el próximo 2 de mayo, día de la pelea. Incluso en países en los que este deporte ocupa una posición residual desde muchos puntos de vista, se está hablando de esta pelea entre dos deportistas que, además, también son multimillonarios. Pero aparte de los millones de dólares que inundan sus cuentas bancarias y su talento boxístico, estos dos gladiadores del cuadrilátero tienen pocas otras cosas en común. Mayweather es un personaje arrogante al que le encanta presumir de su poderío económico y dejarse ver rodeado de objetos de lujo de todo tipo. Pacquiao simboliza ha humildad y trata de evitar, en la medida de lo posible, el ‘circo’ que rodea el negocio del boxeo.

Los organizadores del combate, que se celebrará en el hotel MGM de Las Vegas (Nevada), prevén que se genere una cifra de negocio de aproximadamente 400 millones de dólares, de los que 82 serán para el invicto Mayweather –que ha asegurado que éste será el penúltimo combate de su incomparable carrera profesional-, y 55 para Pacquiao.