Desde los fascinantes hoteles de lujo ecológico –situados en algunos de los más espectaculares enclaves del planeta-, hasta las tiendas de campaña ubicadas en plena naturaleza o los spa de lujo, pasando por exclusivas propiedades situadas en islas paradisíacas. Estos son algunos de los poderosos argumentos de los que hace gala Australia, un enorme país que ofrece a sus visitantes una impresionante variedad de posibilidades para disfrutar de unas vacaciones inolvidables.

 

Lujo y respeto al medio ambiente

Es fácil quedarse maravillado con la increíble diversidad de la fauna y flora del país, tanto terrestre como marina. Australia cuenta con 550 parques nacionales y 17 entornos incluidos en la lista del Patrimonio Mundial. Montañas nevadas, lagos cubiertos de sal, onduladas campiñas, selvas tropicales, abrasadores desiertos rojos o cristalinos mares de color  turquesa configuran una tarjeta de presentación absolutamente inigualable. El viajero puede acercarse a todo ello disfrutando de los hoteles de lujo sostenible, que ofrecen al cliente la posibilidad de disfrutar de la naturaleza sin renunciar al máximo confort.

El interior de Australia es un lugar que cautiva a sus visitantes desde muchos puntos de vista. El silencioso amanecer frente al Uluru -el monolito más sagrado de Australia-, disfrutando de un exquisito desayuno en la inmensidad del desierto rojo después de haber dormido en una tienda de cinco estrellas con baño individual, es sólo un ejemplo del lujo al estilo australiano. Alojarse en un rancho con un estilo chic rústico de tan sólo cinco habitaciones disfrutando de la hospitalidad tradicional rural de Australia es otra forma de mantener un contacto mágico y memorable con este apasionante país.